Entrevista en Abebooks

Roderick Gordon y Brian WilliamsRoderick Gordon y Brian Williams son como un viejo matrimonio durante la merienda. Roderick, delgado y canoso, empieza una oración y Brian, regordete y jovial, la termina con una risa. Los creadores de ‘Túneles’ –considerada la gran novela de fantasía del año pasado- todavía parecen estar asombrados por su ascenso de escritores auto publicados a autores de best-sellers solicitados desde Nueva York hasta Tokyo.

Palabras como alucinante, asombroso, sorprendente e increíble salen desordenadamente mientras intentan describir el éxito de ‘Túneles’ con la reciente publicación del segundo libro –’Profundidades’- que gana fans por todo el mundo. Todavía sonriendo, Williams, hablando en un suave acento liverpuliano, describe el proceso como una “serie de accidentes”.

Gordon, un antiguo financiero de London’s Square Mile, y Williams, un artista, han sido amigos desde que se conocieron en la Escuela Universitaria de Londres. Ellos originalmente auto publicaron Túneles en marzo del 2005 como ‘The Highfield Mole’ y, extrañamente, sus ejemplares llegaron a ser de gran valor para coleccionistas, mucho antes que el dúo se convirtiera en un éxito comercial.

El nacimiento de ‘The Highfield Mole’ vino de un deseo compartido de ser creativo y de una serie de eventos relacionados a la vida subterránea.

“Era septiembre del 2003 en una noche oscura y tormentosa” dice Gordon. “Estábamos pensando en un proyecto sobre el cual trabajar y mi esposa sugirió escribir un libro para niños. Al principio fue un poco en broma pero terminó apoderándose de nuestras vidas y cada uno tenía una mitad de la idea.”

“Mi idea venía de haber comprado en Northamptonshire una antigua casa del siglo XVI que se desmoronaba y con polvo en todos lados. Yo estaba cavando en el jardín y me encontré con una piedra compacta. Un tío que vivía camino abajo asomó su cabeza sobre el portón y me contó que posiblemente había un túnel que unía la casa con la iglesia del pueblo. Cuando él tenía cinco años trató de encontrarlo pero no pudo. Yo tampoco, pero comencé a pensar en un chico de 14 años que amaba cavar”

portada-de-caida-libre-definitiva Este personaje en la imaginación de Gordon se convirtió en Will Burrows, el héroe arqueólogo adolescente de ‘Túneles’ y la vieja casa en ruinas fue vendida para financiar la creación de ‘The Highfield Mole’. Gordon también tenía la excavación en su sangre. Su tatarabuelo William Auckland es uno de los pioneros de la geología y descubrió huesos de dinosaurios en 1824, mucho antes que alguien supiera lo que era un Tiranosaurio Rex.

Williams creció en una diminuta comunidad de mineros que trabajan el cobre en Zambia y experimentó túneles de minas de pequeño. Cuando su familia se mudó a Liverpool, quedó fascinado con la extensa red de túneles subterráneos de la ciudad, construidos por el empresario y filántropo del siglo XVIII Joseph Williamson tras las guerras napoleónicas.

“Julio Verne sin duda alguna fue una inspiración” dice Gordon. “Ambos leímos ‘Viaje al Centro de la Tierra’ y algunas partes entraron de lleno en nuestras mentes. También me gustó la historia de la estación de metro de King William Street en Londres. Fue la primera estación electrificada, pero la cerraron y la quitaron de la red del metro. Años más tarde la abrieron otra vez y enviaron un equipo con cámaras. Eso influenció en las escenas de apertura de ‘Túneles’.”

Localizado en Highfield, en las afueras de Londres, el argumento de ‘Túneles’ muestra a Will Burrows buscando a su padre perdido y descubriendo una civilización bajo tierra. ‘Profundidades’ muestra una nueva serie de aventuras subterráneas teniendo lugar aún más lejos de la superficie. Un tercer libro está siendo escrito.

portada-de-tuneles-en-alemania Portada de 'Túneles' en Alemania’The Highfield Mole’ fue originalmente planeado para ser un guión, pero Gordon y Williams retrocedieron ante esta idea cuando se dieron cuenta que hubieran perdido el control del proceso creativo si una compañía cinematográfica adquiría la historia.

“Tendíamos a trabajar durante la noche” dice Williams. “Solíamos estar rodeados por un montón de ideas en papel y luego las atábamos y se las entregábamos a Rod para que las descifrara a todas. Él ponía la historia a punto y luego me la devolvía para enriquecerla. Solía garabatear por todos lados y luego se la regresaba. Ir y venir, ir y venir, ir y venir. Y de repente dos años de tu vida se han ido.”

Fue en este punto que los autores, ya entregados a la auto publicación, tomaron una decisión crucial. “Decidimos gastar más dinero y hacer algo de RRPP, entonces contratamos una agencia de relaciones públicas” dice Gordon. “Al principio no pasó nada. Luego un tío llamado Stuart Webb la eligió después de ver una línea en la revista The Bookseller. Stuart escribió un artículo en Book and Magazine Collector (Libros y Revistas para Coleccionistas) en mayo del 2005 –fue un artículo maravilloso por el cual estamos eternamente agradecidos.”

El artículo impulsó a los coleccionistas a acaparar muy deprisa las copias de ‘The Highfield Mole’… sólo en caso que el libro se convierta en el ‘próximo Harry Potter’ y esas primeras ediciones se hicieran coleccionables. El libro claramente no es el próximo Harry Potter, pero las ediciones auto publicadas de The Highfield Mole han tenido un valor considerable en el mercado del libro poco común. El verano pasado AbeBooks.com vendió tres copias en tapa dura de ‘The Highfield Mole’ a $1.190 cada una y otra copia por $1.440. Había sólo 500 copias en tapa dura y 200 copias en tapa blanda producidas de ‘The Highfield Mole’. “El teléfono no paraba de sonar y la mayoría de las ediciones en tapa dura se fueron el primer día”, explica Gordon.

Una copia encontró el camino a Barry Cunningham en Chicken House y el antiguo cazatalentos de Bloomsbury rápidamente firmó con los incrédulos Gordon y Williams. El libro fue reeditado y publicado como ‘Túneles’ en julio del 2007 –El Túnel y ¡Túnel! Fueron considerados dos títulos alternativos pero los rechazaron. “Nos hubiéramos quedado con ‘The Highfield Mole’ pero Barry quería algo más fresco. El libro no hablaba únicamente de Highfield y no queríamos que se pensara que se trataba de un espía” añadió Gordon.

Cunningham probablemente también quería mantener el libro un paso alejado del ‘estigma’ de la auto publicación. Con los medios y el mundo de los vendedores de libros ansiosos por aplicar la etiqueta de ‘próximo Harry Potter’ a cualquier audaz publicación de una novela de fantasía amada por los lectores jóvenes, ‘Túneles’ fue lanzada a la fanfarria de la publicidad y la montaña rusa de los coautores comenzó realmente. ‘Túneles’ ha sido publicada en más de 35 países. Se han vendido 100.000 copias en el Reino Unido y un cuarto de millón en Japón.

“Nos gustó mucho ir a Nueva York para promocionar el libro” dice Williams. “Teníamos una lista de compras tan larga como mi brazo”. Gordon añade: “Fue asombroso ver el libro en las vitrinas de las librerías y ver a alguien leyéndolo en el tren fue increíble. Alucinante.”

Traducido por MundoTúneles [Luthien] vía Abebooks

Publicado por Sirius Holmes