Cómo escribir ficción: Roderick Gordon explica cómo publicar tu propia novela

24/10/11

Con impresión digital y herramientas de publicación online, nunca antes había sido tan fácil publicar una novela. Roderick Gordon comparte su historia y nos entrega consejos para debutar como novelistas.

Ilustración: Jirayu Koo

Entonces has escalado esa montaña solitaria y has escrito el libro que siempre supiste que había en ti, pero ¿qué hacer a continuación? ¿Meter unos pocos capítulos y una sinopsis en un sobre manila con una letra compuesta cuidadosamente y enviarlo a agencias o publicadores potenciales? ¿Entonces tener que esperar noticias hasta que finalmente alguien lo saque del montón y todas tus esperanzas y sueños se destrocen cuando una carta de rechazo llegue a tu buzón?

Eso no va conmigo. Había tenido bastantes decepciones en mi vida en las manos de otros cuando me rechazaban después de casi dos décadas de trabajo en la ciudad. Creo que probablemente todavía estaba recuperándome del agotamiento cuando me aferré a un viejo amigo de la Universidad, Brian Williams. Juntos, escribimos una serie de libros que habían iluminado nuestra imaginación cuando éramos jóvenes, llenos de malhechores, aventuras y mundos nuevos. Lo recuerdo y pienso que debía estar loco. Con dos hijos en una escuela privada, una nana de tiempo completo y una hipoteca desorbitada, debía haber estado tratando de encontrar otro trabajo, y rápido. Sin embargo no lo hice, porque el libro que llamé The Highfield Mole se convirtió en una obsesión para nosotros dos.

Hablé con Brian acerca de publicarlo nosotros mismos y le encantó la idea. Tendríamos control completo del proceso, desde la edición hasta el diseño del producto terminado. Y la manera en que queríamos que luciera era de vital importancia para nosotros. Nuestro libro no solo era una buena historia, estaba por convertirse en una obra de arte.

Pero no tenía idea de cuánto iba a costar. Encontré numerosas publicaciones financiadas por el autor para realizar en línea: les pagas por imprimir el libro para ti, seleccionan una de sus cubiertas y terminas con algo casi adecuado para la sección de ofertas en una de esas librerías que están de sobra. Luego tenemos la prensa subsidiada que podría realizar un trabajo más elaborado, pero Brian y yo no queríamos que nuestro libro saliera a la venta con una de sus impresiones ineficaces. (Era el año 2004, así que lanzar un ebook no era una opción).

Por lo tanto busqué en internet a un impresor interesado en producir una pequeña cantidad de libros, y también un diseñador. El diseñador con quien tropecé, Ned Hoste, fue un enviado del cielo. Él me ayudó durante el proceso de selección de una imprenta y de la apariencia del libro. No tenía ni idea de qué era la “portada perfecta”, o cómo de extensas debían ser las páginas.

Después de seis meses de no hacer nada excepto editar el libro y trabajar con Ned en el diseño, era tiempo de apretar el botón y enviarlo a la imprenta. Realmente, no pueden imaginarse ese momento a menos que hubiesen estado ahí. Un libro nunca está terminado, siempre puedes encontrar una palabra mejor o pensar en algo que los revisores pasaron por alto. Contuve mi respiración y dos meses después un camión llegó con tres palés de libros…

El libro lucía fantástico, 500 copias en cartoné y 2000 copias en rústica, ambas versiones con ilustraciones a color de Brian. Pero casi todas quedaron guardadas bajo la cama y queríamos que alguien realmente quisiera leerlas, quizás incluso darnos una opinión. Por algún tiempo estuvimos ocupados haciendo un “hurto invertido”, entrabamos a las librerías del West End de Londres y dejábamos los libros en las estanterías. Por supuesto, los estábamos regalando.

Se me ocurrió que alguien podría llevar a cabo una campaña promocional. Brian al principio no estuvo de acuerdo debido a que no quería que gastara más dinero. Había gastado ya cerca de £20.000 y contando. Sin embargo, contraté una agencia de relaciones públicas la cual nos consiguió un artículo en The Book and Magazine Collector. Esto fue seguido por un frenesí alimentado por coleccionistas y comerciantes, muchos de los cuales ofrecieron enviar copias a sus contactos de modo que consiguiéramos un trato con algún editor real.

Fue así como Barry Cunningham (el editor que firmó con JK Rowling para los primeros dos tomos de los libros de Harry Potter) se enteró de nuestro libro. Para acortar la historia, después de algunas ediciones menores Barry republicó el libro como Túneles en el año 2007. El cual se vendió en todo el mundo con copias en más de 40 países diferentes. No dejamos escapar los derechos para el rodaje de una película y la preproducción está programada para comenzar el próximo año (2012).

Hacer tu propio debut

¿Recomendaría yo la publicación autónoma? Sí. Si estás lo suficientemente loco como para escalar la segunda montaña habiendo alcanzado la cima de la primera, y te involucras en esto sin ninguna expectativa. La calidad de la impresión digital ha mejorado tanto que no se distingue de la impresión litográfica tradicional. Y mientras el precio del papel permanezca más o menos estable, los costos de impresión han caído en los últimos años, así que nunca ha sido un mejor momento para sacar tu libro al mundo. Pero antes de que lo hagas, hay cinco cosas que tienes que recordar:

1. Convence a cada persona que conozcas de que lea tu libro antes de publicarlo y aliéntalos a que sean brutalmente honestos con sus opiniones.

2. Si puedes pagarlo, un editor profesional vale su peso en oro. Y estarás tan concentrado en lo que escribes que no necesitarás un corrector. Algunos errores siempre se filtrarán en internet, pero no hay nada peor que tropezarse con páginas desperdiciadas con ellos.

3. Encontrar un buen diseñador que pueda guiarte durante el proceso y asegurar un resultado final es lo que debes proponerte lograr.

4. No gastes demasiado para publicar tu libro. Yo nunca pensé en hacerlo ni siquiera en la práctica, dejé de un lado la idea de ganarme la vida con ello, pero lo curioso es que ni siquiera recuperas lo que invertiste. Si no eres fanático de los libros físicos, entonces el ebook es seriamente una opción a considerar. El dinero que gastes será menor y ya hay algunas increíbles historias con éxito de editoriales electrónicas independientes.

5. Si un editor establecido adora tu libro y agita un contrato en frente tuyo, tendrás que ajustar radicalmente tu forma de pensar y renunciar al control total. El editor decidirá asuntos tales como el diseño de la portada y como va a estar posicionado tu libro en el mercado. Lo digo como experiencia propia, esta no es una de las transiciones más fáciles. Incluso con cinco tomos de Túneles ya editados, este es un consejo que todavía tengo que aceptar yo mismo.

• La serie Túneles de Roderick Gordon ha sido éxito en ventas en Europa y Estados Unidos. Para comprar Spiral (Chicken House), el quinto libro de la serie Túneles por  £5.59 (RRP £6.99) visita Guardian Bookshop.

Traducción de MundoTúneles [Daniela] vía Guardian [Roderick Gordon]
Publicado por Sirius Holmes